10 motivos para usar Windows en lugar de Linux

Seguramente tras muchos años que llevas usando Windows, nunca has tenido un problema con este maravilloso sistema operativo. Seguramente nunca te ha defraudado y es que es un programa sencillo pero con el que se pueden hacer miles y miles de cosas, incluso, labrarte un trabajo con windows.

Pero bueno, en esta vida, al final siempre uno piensa en hacer cambios, por muy bien que funcione algo, el ser humano necesita probar nuevas experiencias y es por ese motivo por el que quizás estés pensando en cambiar de sistema operativo y dejar de usar windows para usar Linux, a lo que rotundamente te diremos que ¡No lo hagas! Vamos a mostrarte 10 motivos por los cuales, no deberías dejar de usar Windows y mucho menos para usar Linux.

10 motivos para no cambiar Windows por Linux

  1. Faltan muchos Software que echaríamos de menos.

Estamos tan acostumbrados a usar Windows, que empezar una nueva vida sin windows quizás sea más una tortura que un privilegio. Imagínate la de software (programas) que manejamos a diario en Windows y que no existen en Linux. Para hacerte una idea, sólo te mencionaré Photoshop, Dreamweaver, Zip o Microsoft Office. Evidentemente tienen sus “copias” para Linux, ya que hay programas parecidos, pero quieras o no, tendrás que adaptarte, no sólo a Linux, si no a todo lo que le acontece…

 

  1. Actualizaciones de software

A día de hoy, sólo un 3% de los ordenadores del mundo utilizan Linux, por ese motivo, Windows siempre está en constante evolución y las actualizaciones llegan mucho antes. Las empresas prefieren invertir en el gigante Windows antes que en cualquier otro sistema operativo del mundo.

  1. Distribuciones

Si compras un ordenador a día de hoy, lo tienes claro, compras un Windows, ya que ahora mismo sólo encontrarás Windows 10, salvo que te quieras marear más y cojas versiones como Enterprise, pero sé que no lo harás. Pero el problema erradica en ir a la tienda y querer comprar Linux, ya que te preguntará el vendedor que cual de las 250 versiones quieres, y en ese momento pensarás que tendrás que ponerte a estudiar para saber exactamente de que te están hablando, y al final, cogerás Windows.

  1. Bugs o fallos

Sería una gran mentira para todos ustedes decir que Windows no tiene fallos. Esto no es así y todos lo sabemos, pero claro, el 85% del mundo usa Windows, es normal que con tantas personas usando Windows a la vez aparezcan fallos. Por suerte, el equipo liderado por Bill Gates tiene tanto dinero que siempre está solucionando el más mínimo error.

Esto mismo no ocurre con Linux, que no suele presentar fallos entre otras cosas porque pocas personas lo usan y cuando sale algún que otro error, no suelen solucionarlo. Cosa que a los más expertos de la informática no les importa, pero a los mortales como tú o como yo, sí, y mucho.

  1. Soporte técnico

Si te ocurriese algún problema con Windows, ellos mismos disponen de un chat en su web oficial donde te ayudarán, de lo contrario puedes acudir a los miles de foros de windows que existen en el mundo donde millones de personas capacitadas te podrán ayudar.

¿Que ocurre con Linux? Pues lo que te temías. Para empezar pocos te pueden ayudar con un programa en Linux, pero lo peor viene cuando además, no tienen soporte en su web oficial. Una pena.

  1. Controladores

Windows siempre es el primero en recibir controladores. Seguido por otro sistema operativo que, no es Linux. Cuando Linux recibe los controladores, ya ha llovido mucho y muchos usuarios se han quejado. Los expertos y eruditos en Linux no suelen quejarse, se lo pasan bien intentando resolver esos problemas, pero los usuarios sencillos que sólo quieren un simple ordenador, terminan agobiados de esa situación.

  1. Juegos

El motivo principal por el cual la mayoría de usuarios no quieren Linux. Muchos juegos de ordenador no llegan nunca a ser creados para ser utilizados en Linux. Esto para los auténticos gamers de la red es un gran problema, tanto que jamás usarían Linux con esta condición.

  1. Periféricos para jugar

Si ya de por sí es difícil encontrar juegos para Linux, más aún lo es encontrar periféricos para estos juegos como mandos, joystick o más accesorios.

  1. Linux es más complicado que Windows

Linux es una opción muy complicada. Terminará desesperándote y lo peor de todo es que cualquier sistema operativo como Windows reconocen que tienen mil errores pero lo solucionan estando día a día al pie del cañón para solventar cualquier problema. Con Linux esto no ocurre, los errores perduran en el tiempo. En definitiva. Linux no es para ti.

  1. La instalación de Linux es compleja y difícil

Si algún día tienes que instalar Linux, verás lo complicado que es. Windows está pensado para los más novatos de la informática. Es lo más sencillo del mundo, en 3 o 4 sencillos pasos lo tienes instalado, y con Linux, todo lo contrario. No lo recomiendo.

 

¿Quieres compartirlo?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

4 Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *