Skip to content

Cómo Windows 10 envía datos a Microsoft sin nuestro consentimiento.

Al parecen diversos bloggers y foreros han empezado a advertir que Windows 10 manda regularmente datos a Microsoft a través del propio sistema operativo aunque sus usuarios se tomen la molestia de modificar todas las opciones posibles para impedirlo. Todo esto finalmente ha sido corroborado por un análisis realizado por Ars Technica.

La mayoría de la información que desde nuestro ordenador llega a Microsoft tiende a ser inofensiva, lógicamente no llegan la contraseña de nuestra cuenta de Paypal o el pin de la tarjeta de crédito, ni tampoco las contraseñas usadas para foros o videojuegos, nada de eso. Se trata de información de hábitos de uso y consumo, es decir, esta información la quieren para a largo plazo vendernos sus productos, o según ellos, y esto también puede ser cierto, mejorar nuestra experiencia de usuario.

A pesar de haber desactivado las funciones que los técnicos de Ars Techina observaron que enviabas más solicitudes a las máquinas virtuales de Microsft, por ello desactivaron el asistente de voz de Cortana y cambiaron la configuración para iniciar sesión en su Windows 10. Pero pudieron comprobar que el envío de solicitudes no cesaba, incluso cuando el ordenador estaba apagado.

Como la explicación me ha quedado un poco técnica mejor os pongo un buen ejemplo para que quede claro, Windows 10 manda constantemente solicitudes (datos) a un servidor de Microsoft llamado ssw.live.com, según parece demostrar el estudio de Ars Technica, pero ¿para que usan esta información? Si nos remontamos al estudio, afirman que esos datos son usados para el sistema de almacenamiento en la nube de Microsoft OneDrive. No debería suponer ningún problema sino fuese porque esa información llega igual, lo autorice el usuario o no lo haga. Además el envío de estos datos se realiza a través de unas rede especiales para que nadie sea capaz de controlar o monitorizar eso, excepto Microsoft obviamente.

Que no suenen las alarmas, esto no es nada turbio ni ilegal, no tienes que preocuparte por ello. Tampoco estamos descubriendo un gran fraude ni nada de eso, simplemente quería compartir con vosotros este estudio que constata un hecho cada día más evidente, la privacidad cada día es un lujo más difícil de tener en este mundo globalizado y digitalizado.

Que Windows 10 envíe datos a Microsoft no es algo que no nos pudiéramos esperar, y al igual que internet, esos datos no tienen ninguna oscura intención de control social o de cotilleo, simplemente les interesan nuestros hábitos de consumo, con el único fin de vender sus productos de una manera más eficiente.

En definitiva, hemos constatado que incluso sin usar un buscador como Google o acceder directamente a internet, nuestros datos son traspasado a alguna gran multinacional que lo usará para ganar dinero. El auge del mundo 2.0 va asociado a un mercado de datos y de privacidad con sus ventajas y sus desventajas. Y tú que piensas, ¿es bueno que nuestros datos sean tan accesibles para las multinacionales como para la policía? Deja tu opinión en los comentarios, aunque no lo creas nos interesa mucho.