Skip to content
Traceroute Windows

Que me gusta y que odio de Windows 10

Tengo que reconocer desde el principio que no he probado completamente todos los aspectos de Windows 10 todavía; después de todo, solo llevo usándolo una semana. Pero siendo el friki que soy, me he dedicado es estudiar algunas de las características que más me llamaron la atención cuando Windows presento su nuevo producto allá por abril del 2015.

Tengo un ordenador algo más potente que la media,  con un CPU de Intel Core i5 – 2410M a 2,3 Ghz y tiene 8 GB de RAM con un SSD de 128 GB. Mi primera impresión después de la actualización fue que Windows 10 podía llegar a velocidad del rayo e incluso, si se lo propone, a la de la luz. También he probado el arranque, y la vedad es que es magnífico, supera con creces al Windows 8 y eso que no es que fuera excesivamente longevo. Es para todos los aspectos mucho más rápido y ligero que sus predecesores. En términos generales, para que Windows 10 ha llegado para barrer a sus competidores en dos grandes facetas: rendimiento y productividad; y a mi parecer es bastante competente en ambas, lo suficiente como para dejar a la altura del betún a sus predecesores y ser llegar a ser, como ya lo fueron sus anteriores versiones, el producto con más demanda del mercado de los sistemas operativos.

También he probado la velocidad a la que inicia la máquina, al principio fue difícil determinar una velocidad exacta, dada la gran cantidad de actualizaciones que a diario tenía que insertar en mi ordenador el nuevo sistema operativo. Una vez superadas todas las actualizaciones,  pude observar que la velocidad de inicio es ligeramente superior a la de Windows 8, no es un cambio radical pero la verdad es que se nota. Esto siempre va a depender, claro está, de como de optimizado tengamos el inicio, si nuestro Windows debe cargar 200.000 programas tardará muchísimo más que si son los más básicos, y también hay que tener en cuenta la propia memoria RAM del ordenador.

Estas son las principales razones por las que me gusta Widows 10, buena velocidad de carga, diseño ligero y actualizaciones más rápidas. Dejo para el siguiente artículo aquellas cosas que no me han gustado del nuevo sistema operativo de Windows. Recuerda que si no te gusta Windows 10 siempre puedes volver a la versión anterior de manera muy sencilla, si no sabes cómo te lo explico en ESTE (enlace interno) otro artículo, de tres sencillos modos distintos sin incómodos formateos e incluso una vez superados los 30 días de prueba que nos brinda Windows para regresar a nuestra versión anterior de sistema operativo.

Si buscas un sistema operativo que combine estéticamente Windows 7 y Windows 8, y además registre mejores tiempos de carga e inicio, Windows 10 es para ti. Una interfaz limpia y sencilla marca la diferencia con las versiones anteriores. A qué esperas para descargar Windows 10 en tu ordenador ahora mismo.